13 enero 2008

Los monos



España vive sumida en una inmensa crisis política. En el Parlamento, los rifirrafes y las broncas se suceden -y van a más- y nuestros representantes viven más preocupados de conservar sus privilegios que de servir al pueblo que los elige. Esas promesas, comprardoras de votos, (veamos quien la tiene más grande), ofreciendo el oro y el moro, -¡cuando en toda la legislatura no se han acordado de esas carencias!- desencanta y desmotiva al ciudadano.

El problema agudiza, empero, cuando la situación se mantiene y la sociedad no reacciona. La mejor forma de puya para agitar y conmover conciencias es la aparición de nuevos partidos que insuflen aire fresco y limpio en los salones antiguos donde se ejerce la vetusta política.

Con todo, seamos optimistas, esta inconveniencia no es de gravedad, decía Ortega, "cuando lo que está mal en un país es la política, puede decirse que nada está muy mal". Así que, si la cosa tiene salvación, mangas arriba y manos a la obra...Los monos nos indican cuál no ha de ser el camino. No sé si lo conseguiremos -demasiado tiempo adormecidos demasiados- pero en esas estamos...

1 comentario:

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Creo que tienes razón cuando dices que la aparición de nuevos partidos pueden ser la solución contra el enquistamiento político. Relacionado con el movimento no-nacionalista, han habido dos: uno en mi opinión que ha dado todo lo que tenía que dar, que no es poco, pues ha sido precursor en poner en solfa los excesos del nacionalismos; el otro, está por demostrar de qué es capaz. Augurémosle, pues, mejor funcionamiento internos, para que pueda obtener mejores logros sociales. Es mi opinión.

Lugar: Barcelona, Spain