13 diciembre 2008

Me ha gustado repetir



Volví a ver ‘Soldados de Salamina’ de David Trueba basada en la obra homónima de Javier Cercas. ¡Qué final más emotivo! Bueno, quizá sea más propio decir que yo me he vuelto a emocionar con ese final. Hay unas cuantas secuencias que logran sacudir incluso las fibras menos sensibles del espectador, sobre todo, aquellas que suceden en la residencia geriátrica, entre Lola y Miralles.

Hay un momento en que Miralles cuenta a Lola con amargura: “Hace poco tuve una parálisis. Del lado izquierdo. No sé si tiene algo que ver ideológicamente. La izquierda siempre decepciona. La derecha, no. Ya se sabe lo que persigue”. O este otro, en que Miralles, recordando uno a uno a sus amigos de Terrassa y, a la vez, compañeros milicianos, y llamándoles por sus nombres, dice, ninguno sobrepasaba los veinte años y todos murieron sin haber vivido y sin saber lo que es tener una mujer y un hijo que se metiera con ellos en la cama los domingos por la mañana.

¡Qué decir de la secuencia de Miralles joven cantando y bailando bajo la lluvia, con su fusil como pareja, el pasodoble ‘Suspiros de España’! por un momento el chaval se desentiende del horror de la guerra para dedicarse a lo que, en circunstancias normales, debería estar haciendo un muchacho de su edad. Una orden tajante le devuelve a la cruda realidad.

Me ha gustado repetir.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa escena está bien, pero el resto de la película es lenta, muy lenta, para dormirse en el sofá hasta que el soldado canta la hermosa canción.

A. Sanchez dijo...

Tienes razón, pero yo estoy hablando del final, esos 10 minutos que transcurren en el geriátrico. Creo que hasta la mitad de la película la lentitud prevalece, pero a partir de ahí mejora, a mi entender, los diálogos finales son una maravilla.

TortugaBoba dijo...

Yo como soy muy friki para algunas cosas (o para casi todas ahora que lo pienso), evidentemente me leí el libro cuando salió. Así que la película la dejé para más adelante porque como el relato me dejó un sabor de boca tan bueno, no quería que la adaptación cinematográfica, si era mala, me lo jodiese.
Sin embargo vi la película porque sentía una curiosidad inmensa por ver los lugares que se mencionaban. Y no me defraudó la cinta. Ni muchas de las escenas, una de ellas la que cuentas.
Haciendo zapping vi que estaba la peli, pero ya había empezado, y a mí las cosas me gusta pillarlas desde el principio, aunque ya las haya visto (¿ves? Friki).
Beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues yo en "La Palma Valenciana", que es el bareto de la calle Mayor de Cartagena, donde se supone que el maestro Álvarez Alonso compusiera "Suspiros de España", si he estado y hasta, si no me engañaron, en la misma mesa. Como uno no es mucho de peregrinaciones religiosas, pues las hace de este tipo.

A. Sánchez dijo...

Pues sí, tortuga, el buen sabor de boca siempre suele haber alguien que llega y te lo jode, y, en las películas, con mayor frecuencia. Haces bien en querer disfrutar las cosas desde el principio, a mí me pasa igual, porque sino parece que disfrutas a medias...

A. Sánchez dijo...

MASM, como ya sé que te gusta mi tierra (a mí también me gusta la tuya, lo sepas)las peregrinaciones del estilo las asumo perfectamente. No hay mejor religión que saborear las bondades del viaje y el disfrute de esas pequeñas cosas que te regalan las visitas a otras ciudades y paisajes. Me pasó en Cuenca, en el castillo de Alarcón, acababa yo de leer El Conde Lucanor del Infante Don Juan Manuel, cuando degustando las delicias de la tierra en dicha fortaleza, me encuentro con la sorpresa de que allía se había escrito el libro, en una de las estancias del Infante. Al menos eso decía una placa conmemorativa.

TortugaBoba dijo...

¿Veis? A ese tipo de peregrinaciones una se apunta...
MIS, luego dices que no sabes del porqué de mi apodo para contigo, pero mira el que te ha puesto tu amigo :p
Besoo

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Aquí MIS-MASM, probando...probando.

Puede que este tipo de sentimientos sean los últimos estertores -esperemos- de un sentimiento religioso, atávicamente gravado a fuego en nuestras entretelas, vale, pero algo de disculpa tiene, si se acompaña a las peregrinaciones de las excelentes viandas lugareñas, en un caso, o de los ricos “cordiales” y “suspiros” (presuntos culpables del título del pasodoble aludido), en el otro.

A. Sánchez dijo...

Tortuga, si a dichas
'peregrinaciones' se añade buena compaña, la cosa ya puede considerarse gloriosa...

TortugaBoba dijo...

Estoy pensando MIS, que a este paso te terminamos llamando MISMAMENTE.
Es un chiste malo, lo sé, pero se me ha venido a la cabeza. Es que hoy han fumado cerca de mí...
Muacks

Lugar: Barcelona, Spain