16 junio 2008

¡Perezoso!

¡Que trabajen las máquinas!. Me habré vuelto perezoso, que le vamos a hacer, uno se acostumbra a la buena vida y a la ociosidad y, ahora, con las 40 que hago me sobran y me las veo. Yo pensaba que la globalización pretendía acercar económica ¡y socialmente! a un chino conmigo, no al revés, pero claro, eso es una utopía.

2 comentarios:

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Me parece muy bien, el derecho a la pereza debería estar recogido en la Constitución.

Angel dijo...

Y no trabajar más de 40 h también. ¿Dónde habrá quedado el intento de las 35 h que pretendían Jospin y los socialistas franceses?

Lugar: Barcelona, Spain