18 junio 2008

Distintos y distantes

Es del todo necesario enfatizar la diferencia existente entre los conceptos de nación aceptados política e incluso socialmente en España. La nación horizontal y la nación vertical. La primera es una nación cívica, asentada en el mismo plano que el ciudadano (horizontal), que garantiza, mediante la Constitución y sus instituciones democráticas, la libertad individual, la igualdad entre ciudadanos y la justicia social. La segunda es una nación étnica, que se identifica por la historia, la cultura, la lengua y el unitarismo y que se levanta por encima (vertical) del ciudadano, lo sobrepasa, lo atenaza, lo despoja de rasgos propios y lo diluye en la colectividad.

Como se ve, estos dos conceptos son radicalmente distintos y distantes, por decirlo con palabras de Adolfo Suárez, aunque de manera interesada se igualan y se colocan, a menudo, en el mismo plano con la evidente intención de suavizar remordimientos espetando aquello del, ¡y tú también!.

Entresaco de todo esto que, en Cataluña, existe nacionalismo horizontal (minoría) y nacionalismo vertical (mayoría) y, en el resto de España, nacionalismo horizontal (mayoría) y nacionalismo vertical (minoría) y que, usualmente, cuando dicen nacionalistas españoles quieren decir nacionalistas horizontales.

Así pues, formo parte de una nación cívica y estoy orgulloso de ser un nacionalista horizontal, y lo reivindico.

1 comentario:

MUY SEÑORES MIOS dijo...

¡Puff! Cuánto lío entre nacionalismos verticalesm horizontales e inclinados o torcidos -como lo es el catalán-, y si los echamos a la basura, que para ordenar nuestra vida conjunta no creo que sea necesario mirar dónde ha nacido uno.

Lugar: Barcelona, Spain